WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump suspendió una queja contra China que había presentado ante la Organización Mundial de Comercio, un giro que podría indicar una pequeña tregua en la guerra comercial de Estados Unidos con Beijing.

La OMC dijo que aceptó el pedido para suspender la queja hasta diciembre. Estados Unidos se había quejado de que Beijing no había resguardado la propiedad intelectual de empresas estadounidenses que operan en China, uno de los puntos más importantes de la guerra comercial. La OMC, con sede en Ginebra, dirime disputas entre sus miembros, y si un país gana su reclamo, puede imponer aranceles al otro. Trump ya ha impuesto aranceles a varios productos chinos.

El anuncio de la OMC no indica por qué el gobierno de Trump había pedido la suspensión, y la oficina del representante comercial de Estados Unidos no respondió a un mensaje que se le dejó en busca de comentarios.